martes, 31 de julio de 2007

Se apagó la linterna mágica


Se fue uno de los grandes, prólificos y desconcertantes directores del septimo arte. Aquel que nos enseño a pensar, a mirar con otros ojos la existencia y la condición humana. Esto no es un adios, es un hasta luego. Este donde este bergman, debe seguir haciendo lo que mas le gustaba: el cine, lo cual lo hace inmortal. Ciao Maestro.
Imprimir