sábado, 8 de septiembre de 2007

LA POSTMODERNIDAD COMO CAMBIO PARADIGMATICO O LA TEORIA DE LA ESPIRAL

Imagen del pintor Fernando Duarte Raad

El mundo y el pensamiento del hombre están sufriendo cambios sustanciales derivados precisamente de los preceptos de lo postmoderno, un fenómeno que ha convivido con la existencia del hombre, lo cuestionable sería si le ha servido al hombre el hecho cimentar su cosmovisión sobre el paradigma de la razón y el pensamiento concreto, cuando en él conviven aflicciones de orden filosófico, espiritual, cultural y afectivo. De igual forma la prevalencia, no de manera determinante, de la economía de mercado aun rige sobre principios incuestionables, oferta y demanda y el sentir de la existencia demarcada en función del consumo, lo cual deriva a reflexiones serias sobre la existencia de lo que se aduce como postmodernidad en sociedades donde no se ha incorporado la modernidad como la conocemos; avances tecnológicos, racionalidad, principios y valores ligadas a las sistemas democráticos, igualdad, fraternidad, libertad y los principios económicos arriba mencionados, y a el estado, sean totalitarios o no, como eje rector de los criterios socioeconómicos y culturales.

Antes de hablar de modernidad o postmodernidad, hay que cimentar los soportes que nos brinda la contemporaneidad que no son más que los reflejos de una fundamentación sobre la teoría de la espiral histórica, todo se transmuta y cambia volviendo a su punto de origen ya modificado en un tiempo y espacio histórico determinado, como lo que hoy vivimos, proyectándose en los campos sociales, económicos, políticos y culturales.
Todos y cada uno de los fenómenos socioculturales y políticos que vivencia el mundo contemporáneo, tuvieron sus diferentes momentos y posicionamiento en la espiral histórica, tales como la polarización social y territorial (fragmentación de la Unión Soviética y países de su órbita, generándose la territorialidad de ese espacio geográfico muy similar al existente en el siglo XVIII) fundamentalismo religioso y la explicación de la existencia (diferentes y variadas tendencias espirituales, ideologicas para comprender al ser). Lo que en su momento Carlos Marx planteó como etapas históricas y sus contradicciones sociales. Dichos momentos históricos, retoman su sitio pero con modificaciones sustanciales que oscilan entre la barbarie y la civilización, la tradición y modernidad, híbridos que evidencian una coexistencia muchas veces contradictoria.

No hay comentarios:

Imprimir