jueves, 13 de diciembre de 2007

El cine como espejo social


“El cine es el arte de hacer ver”
Paul Eluard


Desde una perspectiva socioglingüística e histórica las reflexiones en torno al lenguaje cinematográfico han sido diversas entre las cuales se encuentra la de plantear un fenómeno que se viene gestando desde el mismo momento en que el séptimo arte hizo su aparición a comienzos del siglo XX: la dicotomía, el cine como entretenimiento o reflejo de una realidad social.

Teniendo en cuenta que las primeras películas fueron experiencias documentales que recogían escenas cotidianas como la SALIDA DE LAS FABRICA LUMIERE, LA LLEGADA A LA ESTACION CIOTAT, de los hermanos Lumiere, significaba que no había en esos momentos una visión clara de la importancia del cine como expresión artística, es por ello que las primeras intenciones argumentales se hicieron para la entretención masiva, ejemplo de ello es EL GRAN ROBO DEL TREN, de David Porter, uno de los primeros argumentales con una mínima unidad dramática. Con la incorporación del mago e ilusionista George Mellies se empieza a vislumbrar las posibilidades fantásticas y al mismo tiempo económicas que la fotografía en movimiento podía ofrecer, siempre y cuando se mezclara una buena dosis de imaginación, creatividad e ingenio, una prueba fehaciente es el clásico pionero de los efectos especiales EL VIAJE A LA LUNA del mismo Mellies.

Con la llegada del sonoro en 1928 surge el cine como industria (HOLLYWWOD) y es partir de ahí que se generen productos de factura impecable que posibilitan el desarrollo del cine como fabrica de sueños, el resultado fueron cintas como NINOCHKA con la diva de todos los tiempos Greta Garbo. En la medida que se desarrollaba el cine como industria paralelamente se obtenían ganancias fabulosas, esta innovación portentosa había que explotarla, aunque se desconociera el valor estético y artístico que podría brindar. Se producían películas para alimentar el apetito de la masa de la pre y post guerra.

Es sabido que el cine emplea un lenguaje universal, es decir, la valoración y significado de la imagen es concreta y puede ser comprendida en cualquier idioma. En una película la selección de sus elementos esta motivada por el significado que pretende comunicar, es el reflejo de una realidad visualizada a través de una cámara con una intención propia. Partamos de definiciones muy simples como la del encuadre, y se define a la determinación de un conjunto cerrado que comprende todo lo que este presente en la imagen, decorados, personajes, accesorios. Es todo un conjunto que posee un gran numero de partes, es evidente que estas partes a su vez se convierten en imagen; lo que hace decir a Jakobson que son objetos -signos y a Passolini como cinemas. Esta terminología sugiere cierto parangón con el lenguaje escrito, los cinemas u objetos -signos serian como los fonemas y el plano como el monema o palabra. El cuadro esta relacionado con un ángulo de encuadre, porque el conjunto cerrado es el mismo un sistema óptico que remite un punto de vista sobre el conjunto de las partes. El punto de vista puede ser o parecer insólito, paradójico: el cine pone de manifiesto puntos de vista extraordinarios, a ras de suelo, o de arriba abajo, abajo arriba, entre otros más.

Para esto deben están estar sometidos a una regla pragmática que no vale únicamente para el genero de narración; a menos que se caiga en un esteticismo vacío, tienen que tener una explicación, tienen que parecer normales o regulares, bien sea desde el punto de vista más amplio o bien desde el punto de vista más pequeño a nivel de sugerencias, ejemplos en el cine hay muchos, al respecto hay una secuencia de la película Remordimiento de Lubisch: La cámara, en un travelling lateral a media altura, muestra a una hilera espectadores vistos de espaldas e intenta deslizarse hacia la primera fila, después se detiene sobre un hombre con una sola pierna que en el lugar de la pierna faltante abre la vista al espectáculo de un desfile militar. Así pues la cámara encuadra la pierna sana, la muleta y, bajo el muñón, el desfile. He aquí un ángulo de encuadre insólito pero altamente sugerente y significativo.

En el lenguaje escrito un conjunto de palabras reunidas con sentido forma una frase con una significación especifica. En el cine un conjunto de planos reunidos con sentido forma una secuencia con un significado propio. Precisamente es aquí donde el concepto imagen como mecanismo de reflexión social representa un papel determinante, si se tiene en cuenta que ésta puede expresar diferentes sentidos partiendo de una misma situación según haya sido planteada. La lingüística nos presenta estos dos sentidos con las categorías de detonación (literal) y connotación (profundo o motivado. Este sentido profundo es lo que le brinda a la imagen otro contexto, comunmente conocido en el ámbito cinematográfico como tonalidad visual.



Todo buen director, como todo gran artista posee una determinada visión del hombre y de las situaciones que le rodean. Al delimitar la composición cinematográfica (planos, ángulos, emplazamiento de cámara), al contar una historia, cada director mostrara un mundo distinto. A cada uno, las realidades le dicen o le cantan en un tono especial, así se den las mismas situaciones. A Bergman por ejemplo lo subyugan en forma de problemas, sumiéndole en un claroscuro de duda trascendente. Para Allen el pesimismo y la nostalgia se traducen en una evocadora angustia. Para Hitchcock las pequeñas cosas que componen la telaraña de la vida son como interrogantes que se levantan sugerentes, que deja conscientemente sin resolver. En los ojos de Bertolucci la historia toma una trascendencia épica provocadora y sublime, donde el hombre forma parte de ese espacio. Chaplin es ternura resuelta en imágenes de ironía y humor con algunos elementos de enjuiciamiento social.


Presente, realista, única, significativa, plástica la imagen fílmica esta repleta de significados y sugerencias. Es fundamental para la transformación social cuando plantea una realidad sin menoscabo del sentido estético. El cine es mas que entretenimiento, mas que sueños. Su contenido plantea realidades en función de espejo de esas mismas realidades, sin apartarse de la verdad. Es la máxima conjunción del arte

No hay comentarios:

Imprimir